lunes, 27 de junio de 2016

Chile confirma su hegemonía en el fútbol americano



La Copa América culminaba con un interesante duelo entre Chile y Argentina. Los duelos entre ambas selecciones en estos 2 últimos años han ganado en términos de competitividad, rivalidad y nivel. Argentina quería resarcirse de su dolorosa derrota ante Chile en la Copa América 2015. Ambas selecciones tuvieron la oportunidad de verse de nuevo las caras en la fase de grupos de la Copa América 2016, en un partido que finalizó 2 a 0 y que Argentina lo dominó totalmente. En cambio, el partido de ayer, presentaría más similitudes con el que se vió el año pasado que con el que se vió en la fase de grupos.

Argentina usó el sistema táctico 4-3-3 y el once titular lo formaban Romero en la porteria, Otamendi y Funes Mori en el centro de la zaga, Mercado y Rojo actuaban como defensas laterales, Mascherano, Biglia y Banega se situaban en el medio del campo y arriba para el gol estaba el tridente formado por Higuain, Messi y Di Maria
La selección chilena usó también el sistema táctico 4-3-3 y tenía un once titular formado por Bravo en la puerta, Medel y Jara en el centro de la zaga, Isla y Beausejour actuaban como defensas laterales, Marcelo Díaz, Vidal y Aránguiz estaban en el medio del campo y arriba para el gol estaba el tridente compuesto por Vargas, Fuenzalida y Sánchez.

En los primeros 15 minutos, el juego se vió muy ralentizado por las continuas faltas. Era un encuentro muy parejo y complicado para ambas selecciones, en el que al inicio del encuentro ambos equipos querían dominar la pelota, pero Chile acabó al final dominando más la posesión del balón que Argentina. Al inicio, Sánchez siempre que tenía la pelota daba la impresión de que podría generarle peligro a Argentina, pero se encontró muchas veces con un defensa central como Otamendi quien a la hora de hacer alguna cobertura le paraba los pies al futbolista gunner y con un defensa lateral como Mercado que defendía bien. Pero al final Sánchez, acabó opacado y eclipsado por ambos. En los primeros 20 minutos, Argentina tuvo 3 disparos y fue la selección que mejor estaba penetrando la defensa rival. Los datos de la posesión del balón que se mostraban en esos instantes reflejaban la enorme igualdad que había en el terreno de juego: Argentina tenía un 48% de posesión del balón, mientras que Chile tenía un 52%. Ninguna de las 2 selecciones era incapaz de imponerse a la otra en los primeros compases del encuentro. 
Higuain siempre que disparaba se mostraba como una de las armas ofensivas más peligrosas de la albiceleste. El exfutbolista del Real Madrid, ha vivido una temporada buena con el Napoles y en esta final se presentaba como uno de los futbolistas que podían ser determinantes en el destino del encuentro. Los mediocampistas chilenos, Marcelo Díaz y Aránguiz, en los primeros 28 minutos hicieron un buen trabajo en el medio del campo y estuvieron precisos a la hora de hacer pases. Díaz estaba organizando bien el juego del equipo chileno hasta que fue expulsado en el minuto 28, ya que en ese minuto recibió la segunda tarjeta amarilla del encuentro. Esta expulsión del mediocampista organizador Diaz, era muy sensible para Chile, ya que la roja de Sudamérica se quedaba con un futbolista menos y además perdía a su motor del juego del medio del campo.
En la primera parte, la zaga argentina se estaba mostrando áspera y férrea, Chile no podía penetrarla durante los 30 primeros minutos y Otamendi se estaba mostrando como el defensa más seguro de todos, con sus buenas anticipaciones.
El defensa chileno que mejor estaba defendiendo era Gary Medel quien estaba mostrando una buena capacidad de anticipación y a veces tenía poderio en el juego aéreo. Al combinado argentino le costaba convertir la banda izquierda en una via de profundidad, porque se encontraban con Mauricio Isla, quien supo cerrar bien su banda.
En el minuto 42, se finalizaba con la superioridad numérica de la albiceleste cuando el defensa lateral izquierdo Rojo, era expulsado, tras una falta que provocó la segunda tangana del encuentro. Esto desprestigiaba la buena actuación que estaba teniendo el futbolista red evil ya que estaba cerrando bien su banda y haciendo buenas anticipaciones. De esta forma, las fuerzas se volvían a equilibrar y estabamos presenciando un partido de 10 contra 10. Las tensiones y la rivalidad entre ambas selecciones, no paraba de manifestarse en cada falta y en cada tangana. Era un partido de emociones fuertes para los argentinos y los chilenos.
En la totalidad de la primera parte, se mostró la igualdad de ambas selecciones, Argentina y Chile quería la posesión del balón, pero ninguna selección se imponía con contundencia en este apartado y la albiceleste defendía mejor y atacaba con más peligrosidad que Chile. Durante la primera parte Éver Banega organizaba bien el juego y ofrecía buenas asistencias. 

En el minuto 57, se produjo un cambio en el que entraba el mediocentro Kranevitter y salía Di María. Angel Di María en algunos instantes de la primera parte se mostró como un futbolista activo en ataque, pero al final de la primera parte y al inicio de la segunda parte, no intervino en el juego de su equipo y pasó muy desapercibido. Llegabamos al minuto 59 y Chile lograba tener un 57 % de posesión de balón y había hecho tan sólo un disparo mientras que la albiceleste tenía un 43% de posesión de balón y había hecho 7 disparos a portería. Chile cada vez se imponía con más facilidad a la hora de tener la posesión del balón, pero a la selección chilena le costaba aprovechar esa posesión porque tenía muchas dificultades a la hora de profundizar su juego, a la hora de crear peligro ofensivo a partir de la zona de ¾ del terreno de juego y de crear ocasiones de gol. La línea de defensas de Argentina, se mantenía bien posicionada y sólida a pesar de la expulsión de Rojo. En el minuto 69, hubo otra sustitución más por parte del bando argentino en la que salía Gonzalo Higuaín y entraba Agüero. Higuaín tuvo una ocasión de gol clara en la primera parte, pero en la segunda parte, no intervino en el juego de su equipo, ya que Chile estaba teniendo durante todo el rato el dominio del balón y a Argentina le costaba llegar a la meta de Bravo porque la defensa chilena estaba bien posicionada. El delantero del Napoles se despedía de una Copa América, en la que ha jugado muy bien y ha sido un jugador muy importante para su selección gracias a sus goles marcados en otros partidos. A falta de 11 minutos, Chile por mediación de Eduardo Vargas supo penetrar a la defensa argentina y tuvo una buena ocasión de gol. En el minuto 80, Pizzi decidió quitar a Fuenzalida y poner en su lugar a Puch. Fuenzalida tuvo un mal partido, en el que ni intervino en el juego ni generó peligro, a diferencia del duelo de semifinales entre Chile y Colombia en el que Fuenzalida, fue determinante. En cambio, Puch hizo una buena actuación en la impresionante goleada que Chile ante México en los cuartos de final. En los minutos finales de la segunda parte, Chile iba poco a poco atacando con más ímpetu e intensidad. Javier Mascherano como siempre estuvo bien en defensa y mostró una buena capacidad de anticipación. Arturo Vidal a pesar de la tarjeta amarilla jugó bien, movía la pelota con mucha criterio y acertaba en sus pases. En los minutos finales de la segunda parte, Argentina, tuvo dos ocasiones buenas de gol, primero una de Agüero y después otra de Messi, pero al final la selección albiceleste no tuvo eficacia a la hora de convertir sus ocasiones en gol. Beausejour hizo un buen partido e realizó una buena actuación como defensa lateral.

En la primera parte de la prórroga ambas selecciones, fueron directas y únicamente pensaban en marcar el gol que evitase la tanda de penaltis. Chile profundizaba cada vez mejor y Vargas tuvo una ocasión de gol muy buena en el minuto 98. También, poco después, Argentina con un cabezazo de Agüero tras una excelente asistencia de Messi pudo haber evitado la tanda de penaltis, pero Bravo con una mano providencial impidió el gol de Agüero. En esa acción, el actual guardameta del Barcelona, protagonizó la que en mi humilde opinión fue la mejor parada de la final. No era el día de los delanteros y si de los zagueros y de los porteros, que lograron mantener la portería a cero de ambas selecciones y llegar a la tanda de penaltis.
En el minuto 108, Chile realizaba una sustitución en la que se iba Eduardo Vargas y entraba Nicolas Castillo. De esta forma, finalizaba el partido para un jugador como Eduardo Vargas, que con algunas de sus ocasiones de gol había sido uno de los futbolistas más activos en el ataque chileno. En los últimos 5 minutos de la prórroga, Argentina atacaba a Chile, pero no era capaz de hacer ocasiones de gol, porque la defensa chilena estaba sólida y bien posicionada.
En la tanda de penaltis, Romero paró el penalti de Vidal, Messi mandó fuera el primer penalti de Argentina y Claudio Bravo detuvo un penalti de Biglia. Por parte de Argentina marcaron sus penaltis, Mascherano y Agüero y por parte de Chile, Castillo, Aránguiz, Beausejour y el exfutbolista del Osasuna, Silva (este fue el que marco el penalti que le dió la Copa América a Chile).


Finalmente, Argentina se quedaba sin ganar otra competición internacional otra vez más, tras caer en una final. Chile en los últimos 2 años se está convirtiendo en su verdugo y en su bestia negra. Aunque hay que reconocer que la selección chilena ha sido justo vencedor de la Copa América. En esta competición en la que el conjunto chileno, su mejor actuación la hizo ante México en los cuartos de final con esa goleada por 7 a 0, que fue realizada por un ataque chileno que hizo una actuación extraordinaria. Ante Colombia, la roja de Sudamérica hizo un rendimiento sensacional en los primeros 15 minutos, en los que anotó 2 goles y gestionó muy bien esa ventaja durante todo el partido. Y en esta final, la selección chilena ha mostrado una imagen muy digna y mantenido su portería a cero ante una selección como la albiceleste que tenía a jugadores de gran potencial en el juego ofensivo como Messi, Agüero, Higuain y Di Maria, lo cual hay que reconocer que tiene un merito tremendo. Chile está viviendo un momento especial en su historia. En estos últimos 2 años ha logrado establecer una hegemonía importante en el fútbol sudamericano al haber ganado la Copa América durante 2 veces consecutivas. Poco a poco, la selección chilena está demostrando ser un equipo fuerte en el panorama del fútbol global. Chile en los próximos 2 años en el Mundial de Rusia será una selección que luchará por ganar esta competición si logra mantener el buen rendimiento que ha mostrado en estas últimas dos ediciones de la Copa América.

Fuente de la imagen: www.ligafutbol.net

2 comentarios:

Nahuel Bargas dijo...

En suma creo que Chile todavía en cuanto equipo es superior a la Argentina, pero la final defraudó un poco porque no se jugó muy bien. No obstante, se nota que Chile se beneficia de un proceso de varios años.
Saludos

Futbolero 2011 dijo...

@Nahuel Bargas

Tengo dudas en cuanto a cual de ambas selecciones es mejor que la otra. Es posible que Chile en su juego colectivo puede ser superior que la albiceleste, pero Argentina en esta Copa América ha tenido unas individualidades que son mejores que las de la selección chilena (Agüero, Higuain, Gaitan, Di Maria y Messi).
Si jugaron mal ambas selecciones fue porque tanto Chile como Argentina se concentraron más en defender que en atacar, creo que se notó en este partido el miedo que tenían de perder esta final (esta situación no es nueva, porque esto ya sucedió en la final del año pasado). De hecho, pienso que los 4 mejores futbolistas de la final fueron tres defensas como Otamendi, Jara y Medel y el guardameta Bravo. Saludos.