domingo, 5 de julio de 2015

Chile logra su primera Copa América


Tal y como se esperaba, el duelo entre Argentina y Chile nos deparó un choque muy reñido. La prueba de la gran igualdad que hubo entre ambas fue el resultado final de 0 a 0, tras la disputa de las 2 partes y de la prórroga. Este resultado se debe más al mérito del trabajo de los defensas y los porteros de ambas selecciones que al demérito de la labor de los atacantes. Es curioso que lo que parecía que era el punto débil de ambas selecciones a lo largo de este torneo que es la defensa, acabará siendo el punto fuerte de ambas en la final. El árbitro de este encuentro fue el colombiano Wilmar Roldán quien tiene una buena reputación y ayer tuvo mucho trabajo ya que ambas selecciones realizaron demasiadas faltas en muchos tramos de este partido.

Chile salió con un 4-3-1-2, en el que estaban Bravo en la portería, Medel y Silva en el centro de la zaga, Beausejour e Isla como defensas laterales; Diaz, Aránguiz, Vidal y Valdivia en el medio del campo y Vargas y Sánchez como arietes. En cambio, Argentina uso el sistema táctico 4-3-3, en el que estaba Romero en la portería, Demichelis y Otamendi en el centro de la zaga, Rojo y Zabaleta como defensas laterales, Biglia, Mascherano y Pastore en el medio del campo, Di Maria como extremo izquierdo, Messi como extremo derecho y arriba para el gol, Agüero.

En el inicio del encuentro, Chile comenzó con mucha motivación y muchas ganas de dominar la posesión del balón. En cambio, Argentina presionaba varias veces la salida del balón de Chile. En los primeros 10 minutos, Chile protagonizaba las primeras ocasiones del encuentro. También, la selección chilena presionaba desde muy arriba. En los primeros 14 minutos, Vidal se mostraba muy activo en ataque, ofreciendo varias asistencias. El defensa lateral, Beausejour, de vez en cuando, tendía mucho a subir al ataque por la banda izquierda y se mostró como un futbolista de tendencia ofensiva. Argentina no le atacó a Chile por la banda en la que estaba situado Beausejour, lo cual no fue bueno para la selección argentina ya que podría haber ganado bastante profundidad por esa banda en las transiciones ataque-defensa de Chile que era cuando a Beausejour le costaba volver a su banda. En el minuto 29, Argentina, perdía a uno de sus futbolistas más importantes en su ataque. Di Maria se veía obligado a abandonar el terreno de juego por culpa de unas molestias musculares y entraba Lavezzi. El exfutbolista del Napoles, se mostró como un futbolista muy participativo en las acciones ofensivas de su equipo, que supo profundizar bien por la banda izquierda. En el tramo final de la primera parte, el ritmo del partido se vio muy ralentizado por culpa de las numerosas faltas que se producían por parte de ambos bandos y demostraban la enorme rivalidad que hay entre ambas selecciones. Sánchez en la primera parte, fue uno de los futbolistas más peligrosos de Chile en la fase ofensiva y estuvo muy activo en las jugadas ofensivas de su equipo. También, en la primera parte, se empezó a notar la buena organización defensiva de Chile. Esto fue una constante a lo largo de todo el encuentro y una de las mejores bazas de la selección chilena, que se produjo gracias al liderazgo de Medel. En cambio, el otro defensa central chileno, Silva, no hizo un buen partido, realizó numerosas faltas y erró varios pases. Bravo con sus paradas dio una buena sensación de fiabilidad bajo palos. Javier Pastore en esta primera parte se mostró como uno de los jugadores de Argentina, más destacables con su buena creatividad y sus buenos pases.
En la segunda parte ambas selecciones quisieron mostrarse fieles a sus estilos de juego y siempre realizaron pases en corto. A lo largo de esta segunda parte, se vio un protagonismo casi escaso del atacante chileno Eduardo Vargas y una enorme presencia de su compañero Alexis Sánchez en la fase ofensiva. Por parte de Argentina, el zaguero Otamendi realizo muchas entradas exitosas e interceptó numerosos pases. Su buena labor junto a la de Mascherano, quien partido tras partido siempre se muestra como un jugador regular y solido en las tareas defensivas, permitieron que se viese una versión de la selección argentina muy compacta que por momentos recordó a la que se vio en el Mundial 2014. En el minuto 74, se produjeron dos cambios en ambos conjuntos que fueron entendibles. El primero se hizo en la selección ambiceleste por mediación del cual se iba Agüero y entraba Higuain. Agüero tuvo un partido gris y frustrante, en el que no tuvo protagonismo e Higuain, tuvo la ocasión más clara de Argentina en esta final en el último tramo de la segunda mitad. Y el último se produjo en el bando del representativo chileno, mediante el cual Matias Fernández entraba en sustitución de Valdivia. Jorge Valdivia no tuvo presencia en el partido y esto se produjo a lo largo del partido debido a que los defensas argentinas eran conscientes del buen nivel del mediapunta chileno, así que no pararon de frenarle a base de presionarle y de hacerle numerosas faltas.

En la prórroga, la selección chilena sabía que quedaba muy poco tiempo, confió mucho en la velocidad de Sánchez en la fase ofensiva y por tanto se mostró como un equipo más directo en este tramo en comparación con los 2 primeros periodos. Gracias a esto, Chile creó más ocasiones que su rival. Aránguiz fue uno de los chilenos más destacables en esta prórroga.

Se llegó a la tanda de penaltis y en estas instancias Chile se coronó como campeona de la Copa América. Higuain mandó fuera un penalti y Bravo detuvo un penalti de Banega. Alexis Sánchez se consagró como el héroe de Chile al transformar el último penal de esta tanda de penaltis. Lo cierto es que viendo el buen rendimiento de Sánchez en este partido, el futbolista del Arsenal, mereció tener tal consagración. De nuevo, Argentina se quedó muy cerca de lograr un título de selecciones. La selección ambiceleste realizó una buena trayectoria en este torneo y quizás mereció mejor suerte. Argentina debe de continuar con el proyecto actual que tiene, ya que si sigue por este camino seguramente tendrá la recompensa que merece. El año que viene, habrá otra edición de la Copa América que será especial, estará organizada de forma conjunta por la CONMEBOL y la CONCACAF  y con la que se conmemorara el centenario de la CONMEBOL. Bien es cierto que la Copa América, es una competición que se celebra cada 4 años, pero la Conmebol ha querido hacer una excepción a esta regla y el año que viene Argentina tendrá una nueva oportunidad de poder ganar la Copa América. La selección albiceleste lleva desde 1993 sin ganar la Copa América y querrá de todas las formas posibles romper esta sequía.

4 comentarios:

Nahuel Bargas dijo...

Muy buena crónica del partido, es paradójico que dos selecciones de las más goleadoras se hayan destacado por su solidez defensiva en el partido final.
Merecida consagración chilena.
Saludod

McGovern 2011 dijo...

@Nahuel Bargas

Si, lo cierto es que éramos muchos los aficionados al fútbol que esperábamos que en este partido ambas selecciones destacaran por su labor en ataque y no por su trabajo en defensa, pero al final esto no fue así. Saludos.

futbollium dijo...

Raro es ver una final con los dos equipos apostando por el ataque. Imagino que tanto Martino como Sampaoli priorizarían por mantener la portería cero, pese a contar con muy buenas armas ofensivas.

Un saludo

McGovern 2011 dijo...

@futbollium

Lo cierto es que en el fútbol de hoy en día la mayoría de equipos en las finales optan por ser conservadores (una de las excepciones de este tipo de equipos es el Barcelona obviamente) porque son muy conscientes de la importancia que tiene el hecho de hacer un buen papel en un partido de tales características. Yo también creo que esto se debió a lo que has dicho de que Martino y Sampaoli, prefirieron priorizar la imbatibilidad de sus porterías, aunque he de reconocer que me extrañó mucho que ambos seleccionadores fuesen tan conservadores en este partido porque en el resto de campeonatos se han caracterizado por ser 2 técnicos que tienden a arriesgar mucho en sus tácticas y a los que le gusta el fútbol ofensivo.
Un saludo y gracias por comentar.